fbpx

ElEconomista. Tan solo en el último mes, el número de ofertas laborales que exigen a sus potenciales trabajadores estar vacunado se ha duplicado en Estados Unidos, según el portal de búsquedas de empleo Indeed. Una dinámica que se extiende a lo largo y ancho del país a medida que son cada vez más las multinacionales que imponen la inoculación obligatoria entre sus plantillas. Medidas que resuenan en el resto del mundo, donde muchos países imponen incentivos y sanciones para impulsar la inmunización ante el avance de las variantes del Covid-19.

En las últimas semanas, los grandes empleadores estadounidenses están ocupando el vacío que a la Administración del presidente, Joe Biden, le cuesta llenar en un momento en que solo el 50,4% de la población ha recibido una pauta completa de la vacuna. Más de una docena de compañías, como Walmart, Google, Facebook, Walt Disney, Tyson Foods, McDonalds y United Airlines, han tomado la iniciativa al imponer mandatos de inmunización que bien cubren a parte o la totalidad de sus empleados.

Pero estas políticas no llegan libres de críticas, ya que muchos directivos hacen malabares para mantener cierto equilibrio entre los objetivos de salud pública y las relaciones laborales. Así, por ejemplo, en el caso particular de Walmart, el mayor empleador privado del país, su mandato de vacunación no cubre a los empleados más vulnerables como son los trabajadores de sus tiendas y almacenes. Eso sí, para aquellos que no están incluidos en la normativa, la compañía ha duplicado su incentivo en efectivo para vacunarse hasta los 150 dólares.

Uno de los temores de muchas empresas con respecto a los amplios mandatos de vacunación es que puedan ahuyentar a los trabajadores en un momento en el que ya escasea la mano de obra, especialmente en sectores como el comercio minorista y la restauración. Según un sondeo realizado por Morning Consult, el 18% de los trabajadores afirma que renunciaría si tuviera que enfrentarse a mandatos relacionados con la pandemia. Dicho esto, otra encuesta realizada por esta consultora estima que el 56% de los adultos de EEUU creen que los empresarios deberían exigir la vacunación tanto a sus empleados como a sus clientes.

Los empleadores a este lado del Atlántico pueden fomentar y obligar a la inmunización contra el Covid-19, salvo excepciones para algunos de sus trabajadores con discapacidades cubiertas por la Ley de Estadounidenses con Discapacidades y aquellos que aleguen creencias religiosas sinceras en virtud del Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964.

Las directrices que la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC, por sus siglas en inglés) son coherentes con esta posición y los tribunales federales así lo respaldan en sus dictámenes más recientes. De hecho, un juez federal falló recientemente a favor de la exigencia del operador de cruceros Norwegian Cruise Line de requerir una prueba de vacunación a sus pasajeros diezmando así los intentos del estado de Florida de prohibir tales mandatos.

La ciudad de Nueva York se convertirá en la primera gran urbe estadounidense en exigir, a partir del próximo 13 de septiembre, una prueba de vacunación a los clientes y al personal de restaurantes, gimnasios y otros negocios cerrados, en un momento en que el país entra en una nueva fase de lucha contra la variante del Delta.

Fuera de EEUU, algunos países europeos también han introducido la vacunación obligatoria para determinadas profesiones. Italia así lo exige para el personal sanitario y los farmacéuticos. Francia y Grecia también incluyen al personal de las residencias de ancianos y a los que cuidan de una persona mayor o enferma en casa.

En Francia también aflora la obligatoriedad de los pases Covid-19 para acceder a restaurantes, bares, centros comerciales y muchos lugares turísticos, así como a trenes y aviones. Una medida similar se ha implantado en Grecia, donde se exige una prueba de vacunación o de recuperación reciente para acceder a restaurantes, cafés, bares y cines. Los niños pueden entrar con pruebas negativas. Los clubes nocturnos ingleses y otros locales con gran afluencia de público exigirán a los clientes que presenten una prueba de vacunación completa a partir de finales de septiembre.

Por su parte, Moscú ha presentado un plan que exige que el 60% de todos los trabajadores del sector servicios estén completamente vacunados antes del 15 de agosto, según adelantó el Moscow Times. En mayo, Arabia Saudí obligó a vacunarse a todos los trabajadores del sector público y privado que quisieran acudir a un centro de trabajo. También se exigirá la vacunación para entrar en cualquier establecimiento gubernamental, privado o educativo y para utilizar el transporte público.

Artículos relacionados

Uso de cookies

El presente Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en nuestra web así como para analizar el tráfico web de la misma. Además, compartimos información sobre el uso que el usuario haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales y publicidad. Para continuar navegando es necesario aceptar expresamente la Política de Cookies que puedes consultar haciendo política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Chatea con nosotros
Hola
¿En qué podemos ayudarte?