Cuando compramos una vivienda no solo estamos tomando una de las decisiones más importantes y trascendentales de nuestra vida, sino que además es también una decisión compleja que requiere  que tengamos una serie de información previa que nos ayude a decidir cuál es la mejor opción.

Y puesto que comprar una casa implica contratar una hipoteca, en este post te dejamos algunas consideraciones importantes al respecto.

En primer lugar debes tener en cuanto cuáles son las condiciones que te ofrece el banco en cuanto a los préstamos. Como con todo, comparar entre distintos bancos es una buena estrategia y acotará el rango de opciones disponibles.

También debes entender cómo funcionan los tipos de interés de las hipotecas. Estos los determina el Banco Central Europeo, que ha optado por reducir dicho porcentaje para impulsar de nuevo la economía en toda la zona euro.

En relación con esto, al contratar una hipoteca se puede escoger entre tipo fijo o variable, algo que en realidad es muy sencillo: si la hipoteca es a tipo fijo se paga siempre la misma cuota mensual mientras que, si es a tipo variable, dicha cuota irá cambiando. Con la primera opción, los cambios y regulaciones que se hagan, por ejemplo el BCE, no afectarán a cuánto se pague o no. Hasta hace no mucho, solo se encentraban hipotecas a tipo variable, pero debido a las ventajas que ofrece un porcentaje fijo -y la seguridad que implica también para el cliente- los bancos optan y apuestan cada vez más por este.

Para valorar qué opción se ajusta más a las condiciones de cada uno, lo mejor es recurrir a profesionales. Ponerse en manos de una gestoría es una forma de asegurar el acierto ya que ellos se ajustarán por completo a las necesidades de sus clientes.

Por otro lado, la mayor parte de los bancos exigen un mínimo de solvencia, esto es, un trabajo estable (con un sueldo base mínimo). Entre los costes o gastos que conlleva una hipoteca no solo están los tipos mencionados anteriormente, pues también hay que tener en cuenta los costes de formalización (si bien es cierto que, con la entrada de la nueva ley hipotecaria,  que entró en vigor en junio de 2019, estos se han visto considerablemente reducidos). Estos gastos incluyen el desembolso que se debe hacer en notaría, registro, gestoría y tasación más los impuestos asociados. No obstante, muchos bancos asumen estos gastos, de ahí que sea conveniente comparar entre las ventajas de unos y otros.

Otro punto a valorar además son las comisiones, aunque algunas de estas también han cambiado con la nueva ley. Entre este tipo de gastos se encuentran las comisiones de apertura (cada banco puede cobrar lo que considere oportuno), de amortización anticipada (penalización si se devuelve el dinero antes de tiempo), comisión por desistimiento o por riesgo de interés (para hipotecas fijas).

En general, es un buen momento para llevar a cabo la compra de un piso. Con la mencionada ley hipotecaria se han incluido una serie de cambios en pro del consumidor, priorizando su beneficio, de manera que los bancos están obligados a ceñirse a una serie de “limitaciones”.

 

Artículos relacionados

Uso de cookies

El presente Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en nuestra web así como para analizar el tráfico web de la misma. Además, compartimos información sobre el uso que el usuario haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales y publicidad. Para continuar navegando es necesario aceptar expresamente la Política de Cookies que puedes consultar haciendo política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Inmobiliarias en leganés grupo em Gestoría de vehículos en leganes. Transferencias de Vehículos Empresas de Construcción y Reformas Quorum 2000 Construccion esolver Empresas de Mantenimiento y Limpiezas en Madrid CB Villa de Leganés Lega Integra LGN Noticias LGN Radio Qdr Comunicación Esto es atleti