Un acuario decora y mejora la casa: consejos para instalarlo

30 Diciembre, 2014   Tendencias, Vivienda

Decoración 005

Un acuario es una buena manera de poner animales en casa, pero antes de entrar en cómo y dónde hacerlo hay que dejar constancia de una obviedad. Los peces son seres vivos y necesitan cuidados y atenciones; de modo que si no estamos dispuestos a perder un poco de nuestro tiempo con ellos, lo mejor será olvidarnos y poner en su lugar un bonito cuadro… con peces.

Si algo caracteriza un acuario es que proporciona tranquilidad; tanto que ya son muchos los dentistas que han instalado uno en sus clínicas para calmar los nervios de los pacientes. También los acuarios son un elemento más de los utilizados en el Feng-shui. Pero un acuario es además un objeto decorativo, y es ese el aspecto que nos ocupa.

En cuanto a la situación del acuario como elemento decorativo, solo hemos de pensar en qué lugar podremos disfrutarlo sentados y relajados. Ese será sin duda el lugar perfecto. Debe estar siempre situado en un lugar de la casa en el que pasemos mucho tiempo. No habrá que buscarlo, estará ahí. Habitualmente, ese lugar será el salón o cuarto de estar. Un elemento decorativo como este genera una sensación de relax que ayuda a hacer aún más confortable y acogedora nuestra casa.

Pero todo ello debe ser, necesiariamente, compatible con la salud y disfrute de los peces. Lo primero que debemos buscar es la ubicación adecuada. El acuario nunca estará situado cerca de ventanas ya que la luz en exceso provoca la aparición de algas que ensuciarán el interior del acuario, además de aumentar la temperatura del interior y generar cambios bruscos.

De igual modo hay que evitar los lugares en los que haya corrientes de aire, ya que esto también puede generar cambios en la temperatura del acuario y perjudicar la salud de los peces, que son animales muy delicados y a los que hay que prestar muchas atenciones.

Como tercera condición, el acuario nunca estará en un lugar que se encuentre cerca de fuentes eléctricas, ya que en cualquier descuido, una salpicadura de agua mientras lo adecuamos, etc., podemos provocar un cortocircuito.

Artículos relacionados