Nueva tarifa eléctrica: ¿interesa la discriminación horaria?

10 Octubre, 2014   Ahorro, Facturas, Vivienda

Tarifa eléctrica En abril entró en vigor la reforma eléctrica que, en teoría, da más poder a los consumidores para elegir tarifas y pagar en función de sus expectativas. Pero el nuevo modelo, además de un lío, está suponiendo importantes alzas en el precio del recibo de la luz. La reforma fija el nuevo mecanismo para determinar el precio de la energía en la tarifa eléctrica regulada, un componente que supone alrededor de la mitad del recibo de la luz de unos 16 millones de consumidores, los usuarios de la antigua Tarifa de Último Recurso (TUR), que desde enero ha pasado a llamarse Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). Como analiza la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ahora el precio de la luz varía cada hora y todos los días del año. Ello, unido al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), ha provocado un desconcierto evidente entre los usuarios, especialmente entre los que tienen tarifa de discriminación horaria. A éstos se les cobraba la luz en dos tramos horarios, pero con la nueva facturación se le cobran 24 tarifas diferentes cada hora del día, que además no se conocen con antelación. Los precios variables hora a hora sólo afectan a los clientes que tienen contratada la tarifa regulada –antes la TUR y ahora la PVPC–. Si se tiene contratado el PVPC en la modalidad de discriminación horaria, al usuario sí le afectan los cambios. Hasta ahora, la discriminación horaria se conseguía porque se fijaba una tarifa de acceso muy barata en horas valle y algo más cara en horas punta. De ese modo los usuarios consumían energía en horas valle. Con la nueva tarifa PVPC, la energía también tiene un precio variable. Además, en lugar de dos tramos de facturación existen 24 cada día del año (8.760 precios anuales).

Así, las horas baratas y caras siguen siendo las mismas en términos generales, pero al incluir el componente energía, en cada tramo hay ahora unas horas un poco más caras y otras un poco más baratas. Es decir, las horas que marcan las tarifas de acceso no siguen al 100% las horas más baratas para producir la energía.

Artículos relacionados