Ni Baleares ni Marbella, los ricos prefieren Bermudas y Bahamas para invertir en inmobiliario

21 Febrero, 2015   Compra / Venta, Tendencias, Vivienda

Caribe

Las paradisiacas islas de las Bermudas, Bahamas, Canal y las Islas Vírgenes Británicas encabezan las preferencias de los ricos para invertir en inmobiliario. Con unos precios medios que van desde 1,7 hasta 4 millones de dólares por vivienda, esos lugares abren la lista de las 20 mejores islas para los inversores de grandes patrimonios que apuestan por el sector inmobiliario.

Según el estudio elaborado por Candy & Candy, Savills y Deutsche Asset & Wealth Management, las Bermudas es la codiciada región atlántica que concentra el mayor volumen de propiedad inmobiliaria en manos de grandes fortunas fuera de territorio estadounidense. Su precio rebasa actualmente los 4 millones de dólares por una vivienda típica de cuatro habitaciones.

Las islas caribeñas de las Bahamas, las Islas Vírgenes Británicas y Antigua se sitúan entre las cinco principales gracias a su proximidad al gigante mercado estadounidense, a su atractivo clima y a su ambiente, muy propicio para los negocios. También, las Islas del Canal, consideradas como el puerto seguro de Europa ya que sus precios en el sector inmobiliario han resistido durante la crisis económica mundial.

Siguiendo con los entornos soleados, las islas estadounidenses –las del archipiélago de Hawai, los Cayos de Florida, Nantucket y Martha’s Vineyard– también tienen un lugar destacado entre las 20 principales, donde el mercado de las segundas residencias está boyante y los precios superan los 2 millones de dólares por una vivienda de cuatro habitaciones.

También hay que destacar las islas Caimán, territorio británico de Ultramar dependiente del Reino Unido (2,3 millones); la isla de San Martín, ubicada cerca de Puerto Rico (1,5 millones) o las islas Fujian en Asia (1,9 millones).

Una isla privada es el activo trofeo por excelencia, sostiene Nicholas Candy, consejero delegado de Candy & Candy. Sostiene, sin embargo, que la rentabilidad financiera no es sin embargo el principal motivo para estos compradores; buscan el refugio perfecto y una oportunidad de configurar su propio mundo. Para estos inversores lo remoto y lo privado no tiene precio.

Artículos relacionados