ACCESO SERVICIO DE TELECOMUNICACIONES

24 julio, 2017   Sin categoría

¿PUEDE UN PROPIETARIO QUE ASÍ LO DESEE INSTALAR UNA NUEVA ANTENA DE TELECOMUNICACIONES?

La respuesta es sí, pero con matices. Veámoslo. Conforme al Real Decreto Legislativo 1/1998, de 27 de febrero, sobre infraestructuras comunes en los edificios para el acceso a los servicios de telecomunicación, los copropietarios de un edificio en régimen de propiedad horizontal tendrán derecho a acceder a los servicios de telecomunicaciones, distintos de los indicados en el art. 1.2, si técnicamente resultase posible su adaptación, o bien, a través de sistemas individuales (art. 9 del mismo precepto legal).

ANTENA

Asimismo se indica: “Igualmente, cualquier copropietario de un edificio en régimen de propiedad horizontal o, en su caso, cualquier arrendatario de todo o parte de un edificio tendrán derecho, a su costa y en caso de que no exista una infraestructura común en el mismo, a instalar ésta. También podrán realizar la adaptación de la infraestructura ya existente en el edificio a lo establecido en el artículo 1.2 de este Real Decreto-ley.”. Y ello, pudiendo aprovecharse, además de los elementos privativos, de los comunes, siempre que no menoscabe la infraestructura existente en el edificio ni afecte a las señales contratadas previamente por otros usuarios.

 

En cuanto al procedimiento a seguir por parte del propietario interesado, la normativa establece que el usuario deberá, previamente al inicio de cualquier obra, comunicarlo al Presidente de la Comunidad o propietario del edificio, quien deberá contestar en el plazo de quince días, de acuerdo con las siguientes reglas:

  1. En el supuesto que ya exista en el edificio dicha infraestructura o fuera a existir en el plazo de tres meses desde la comunicación, no podrá llevarse a cabo ninguna obra por parte del copropietario o arrendatario interesado.
  2. En el caso de que no existiese la instalación que permitiese el acceso a los servicios que desea el interesado, ni se instalase una nueva en el mismo plazo de tres meses; el comunicante podrá realizar la obra que le permita acceder a los servicios de telecomunicaciones correspondientes. Si posteriormente, cualquier otro propietario o arrendatario solicitase el acceso al nuevo servicio existente, se le podrá autorizar siempre que abonen el importe que les hubiera correspondido -actualizado tras aplicar el interés legal- (art. 4.2).

En conclusión, según el principio de jerarquía normativa, a todo propietario o arrendatario le es concedido por ley el derecho de acceso al servicio de telecomunicaciones, en virtud de la referida normativa; ante lo que ninguna Comunidad de Propietarios puede oponerle regla, norma estatutaria o reglamento de régimen interior alguno. A lo sumo, el único acuerdo viable en este sentido sería la especificidad del lugar idóneo para realizar la instalación y la forma de ejecutar la obra, disponer el cableado, etc.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *