Las seis grandes constructoras españolas arrastran una deuda de 36.000 millones

5 Marzo, 2014   General

Los peores resultados del periodo las registró Acciona, que entró por primera vez en su historia en números rojos tras perder 1.972 millones de euros por la reforma energética del Gobierno. Los efectos directos en la cuenta de resultados por los cambios reguladores ascendieron a 257 millones de euros, mientras que el deterioro del valor de sus activos renovables restó 1.675 millones de euros.

Las segundas mayores pérdidas las contabilizó FCC con 1.506,3 millones, el 46,5% más que un año antes, debido, principalmente, al deterioro contable en fondos de comercio, al resultado de las actividades interrumpidas y a las provisiones extraordinarias por reestructuración de los negocios. De hecho, los saneamientos contables y los costes de reestructuración ascendieron a 1.680 millones.

Por su parte, Sacyr redujo a la mitad sus pérdidas en 2013, hasta 496 millones de euros, pese a que se anotó unas provisiones de 127 millones de euros por el Canal de Panamá. Las cuentas del ejercicio 2013 también se vieron afectadas por las provisiones de 168 millones de Vallehermoso, mientras que la reforma energética en el área de energías renovables ha afectado con 58 millones. Además, se ha saneado parte del “escudo fiscal” por 246 millones.

Del lado contrario, el mayor beneficio lo protagonizó Ferrovial, que ganó 727 millones de euros, el 5% más que un año antes, impulsada por el negocio exterior. Ferrovial considera adquirir alguna compañía, bien en países en los que ya está presente o en nuevos mercados, mientras mantiene el foco en las nuevas oportunidades que puedan surgir, entre ellas, en el negocio aeroportuario no solo en el Reino Unido.

ACS, por su parte, ganó 702 millones de euros en 2013 frente a las pérdidas de 1.928 millones registradas en 2012, cuando llevó a cabo un saneamiento de la inversión de la compañía en Iberdrola. La compañía que preside Florentino Pérez dotó una provisión de 199 millones de euros para hacer frente al impacto preliminar que puede tener en sus cuentas la reforma energética aprobada por el Gobierno.

 

Artículos relacionados