Qué es la tasa Tobin y cómo nos afecta

4 Marzo, 2015   Fiscal, Tendencias

Inversiones en bolsa

En los últimos años con bastante recurrencia surge el debate sobre la instauración de la tasa Tobin. No obstante muchas veces no se conoce cuál es la realidad de esta tasa y por lo tanto en Grupo EM queremos ofrecer a los lectores de nuestro blog una síntesis sobre la idea de esta medida fiscal.

La tasa Tobin es un tipo de tasa sobre las transacciones financieras que fue propuesta por el economista estadounidense James Tobin  en el año 1971. La idea actual de la tasa Tobin es crear un impuesto sobre las transacciones financieras y destinar la recaudación a diferentes fines:

  1. La Unión Europea aboga por destinar la recaudación de la tasa Tobin a reducir las aportaciones de los diferentes Estados comunitarios a los fondos comunitarios. En un primer cálculo se preveía una recaudación de 55.000 millones de Euros si se gravase con un 0,1% las compraventas de acciones y bonos y con un 0,01% las de derivados.
  2. Intermon Oxfam, bajo la denominación “Impuesto Robin Hood”, abogo por su implantación internacional con el objeto de luchar contra la pobreza en el mundo.
  3. Naciones Unidas patrocinó un estudio comprensivo sobre la viabilidad y el análisis coste beneficio de la tasa Tobin, que no fructifico en su implantación, aunque el fin último era humanitario.

No obstante la versión actual de la tasa Tobin está lejos de la propuesta realizada por el economista americano, la cual, partiendo de una idea de Keynes de 1936, abogo por crear una tasa que limitase la volatilidad de los instrumentos financieros. Tobin denominaba a su tasa “palo en las ruedas”, ya que su objetivo era una tasa sobre todas las conversiones spot de una moneda en otra divisa, proporcional al tamaño de la transacción. Además el propio Tobin exponía que no era partidario de por una barrera al comercio, pero consideraba que esta medida era la única viable para evitar que las transacciones financieras se disfracen de comercio.

La tasa Tobin ha sido aprobada y aplicada en diferentes países y el éxito de la medida ha sido muy relativo, ya que los diferentes países que la aprobaron (por ejemplo Suecia y Francia) se vieron obligados a eliminarla porque suponía un descenso de los volúmenes de negociación.

El principal problema que argumentan los detractores de la tasa Tobin es que es un tributo, que si bien grava a las entidades financieras, en la práctica afecta directamente al ciudadano, ya que las entidades financieras siempre repercuten este tipo de impuestos a los consumidores finales. Este es uno de los motivos por los que James Tobin defendió constantemente hasta su fallecimiento que la idea actual de la tasa Tobin no tuviese su nombre, puesto que la idea que el argumentó en 1971 estaba muy lejos de la idea actual.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *