El Impuesto sobre Sociedades del 2015.

1 Julio, 2016   Fiscal

El Impuesto sobre Sociedades constituye junto con el IRPF y el IVA uno de los tres pilares del sistema tributario español.

La finalidad del Impuesto sobre Sociedades es gravar la obtención de renta por parte de las sociedades y demás entidades jurídicas que residan en territorio español, así como la de cualquier entidad jurídica calificada como contribuyente por la ley que lo regula.

Para poder cumplimentar correctamente el Impuesto sobre Sociedades, el primer paso es realizar el cierre contable de la sociedad, ya que este impuesto se estructura en torno al resultado contable que se refleja en las cuentas anuales de la sociedad.

Plazo de presentación del Impuesto sobre Sociedades

En la mayor parte de las sociedades, el periodo impositivo coincide con el año natural, por lo que las entidades que se encuentren en esta tesitura, deberán presentar los modelos 200 y 220 lo más tardar el 25 de julio.

El Impuesto sobre Sociedades no tiene un plazo de presentación único depende de la fecha en que concluya el periodo impositivo de la sociedad.

La presentación de la declaración se deberá realizar dentro de los 25 días naturales siguientes a los 6 meses posteriores a la conclusión del periodo impositivo, siendo lo más habitual que tenga que presentarse el 25 de julio.

Tipos de gravamen del Impuesto sobre Sociedades para el 2015 y 2016

La LIS establece un tipo general de gravamen y una serie de tipos especiales, más reducidos que el tipo general, salvo excepciones.

Para periodos impositivos iniciados en el ejercicio 2015, el tipo general aplicable para los contribuyentes de este impuesto será del 28 %, reduciéndose hasta el 25 % en el ejercicio 2016.

Por su parte, las entidades de nueva creación que realicen actividades económicas tributarán en el primer periodo impositivo en que la base imponible resulte positiva, y en el siguiente, al tipo del 15 %, excepto si deben tributar a un tipo inferior, tanto en el ejercicio 2015 como en el 2016.

Las entidades cuyo importe neto de la cifra de negocios habida en los periodos impositivos iniciados en 2015 sea inferior a 5.000.000 de euros y la plantilla media en los mismos sea inferior a 25 empleados tributarán al tipo de gravamen del 25 %. La aplicación de este tipo de gravamen está condicionada a que durante los 12 meses siguientes al inicio de los periodos impositivos que comiencen en 2015 la plantilla media de la entidad no sea inferior a la unidad y, además, tampoco sea inferior a la plantilla media de los 12 meses anteriores al inicio del primer periodo impositivo que comience a partir del 1 de enero de 2009.

Las empresas de reducida dimensión (cifra negocio < 10M€), excepto que tributen a tipo diferente del general, los primeros 300.000 euros de base imponible tributaran al tipo reducido del 25%, mientras que el resto de la base imponible tributará al 28%. A partir del ejercicio 2016, tributaran al tipo general del 25%.

Además de estos tipos, más generales, hay una serie de tipos de gravámenes especiales para diferentes tipos de sociedades, que los asesores fiscales deben conocer.

Una incorrecta presentación del Impuesto de Sociedades puede ser muy perjudicial para el contribuyente, por lo que en Grupo EM podemos ampliar más información y aclarar cualquier duda relacionado con este tema.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *