Archivo de la etiqueta: contrato

¡Buenos días!

Hoy queremos hablaros sobre el contrato de prestación de servicios. Cuando prestamos servicios a una empresa o a un particular como autónomo podemos tener algunos conflictos. La más común es la seguridad de percibir la contraprestación por los servicios prestados. Mediante el contrato de prestación de servicios avalaremos los compromisos de ambas partes.

¿Qué es un contrato de prestación de servicios?

Es el contrato mediante el cual una persona, normalmente un profesional en algún área, se obliga con respecto a otra a realizar una serie de servicios a cambio de un precio. Es importante señalar que el pago del contrato es dirigido al cumplimiento de metas, horas, objetivos, proyectos; etc.

¿Qué debe incluir este tipo de contrato?

  • Debe constar detalladamente los servicios que se prestan
  • La fecha en la que deben estar listos los trabajos
  • Cómo se va a organizar el trabajo
  • El material que necesita el autónomo y quién se lo facilitará
  • El precio por la contraprestación de los servicios
  • Las fechas de pago

La Ley de morosidad

Hay autónomos que incluyen una referencia a la ley de morosidad por si el empresario no cumple con los pagos. Según la normativa, las empresas deben pagar en un plazo máximo de 30 días naturales, desde la prestación de los servicios a menos que se indique otra fecha. A excepción de las Administraciones Públicas, donde este período asciende a los 60 días.

Buenos días! ¡Feliz jueves! Hoy os traemos una publicación que os puede ayudar a tomar una decisión. Porque conforme van pasando los años y te encuentras en una situación más estable, te haces una pregunta, ¿alquilar o comprar? Esta entrada estará centrada en el alquiler, cuáles son las ventajas e inconvenientes de vivir en una casa alquilada. Vamos a ello.

Ventajas

  • El primer punto positivo es que, con el mismo presupuesto, puedes vivir en una zona más céntrica y accesible, además de disfrutar de un piso o casa más grande y con más equipamiento.

 

  • ¿Qué supone alquilar? Implica menos papeleo y menos gestiones y, además, menos dinero. Ya que en el momento inicial necesitarás menos dinero para alquilar que para comprar una casa.

 

  • En relación al punto anterior, alquilar una casa también supone llevar un mayor control sobre los gastos. Si compras una casa puedes verte, de manera imprevista, con derramas y gastos que no esperabas. Sin embargo, al firmar un contrato de alquiler, el pago está pactado mes tras mes.

 

  • Decidirte a alquilar una casa cuesta menos que tomar la decisión de comprar una. También es un plus, porque, ¿y si al final no te gusta la casa o tu presupuesto baja? Menos mal que la has alquilado y no comprado. Podrás cambiarte más fácilmente, sin necesidad de llevar a cabo gestiones de venta de la vivienda. El alquiler se ajusta a ti y no al revés.

 

Inconvenientes

  • Tienes que tener obligatoriamente una relación con casero, porque la relación del arrendatario y arrendador conlleva negociar muchos aspectos del alquiler, gastos, duración del contrato…

 

  • En relación al primer inconveniente, que el piso no sea tuyo requiere que necesites pedir permiso para llevar a cabo casi cualquier mejora, como pintar o reformar. Además, toda inversión que hagas la perderás una vez abandones la vivienda.

 

  • Porque por muchas reformas, el piso no será tuyo y cabe la posibilidad de que una vez finalizado el contrato, el propietario decida no seguir alquilando la vivienda. Tendrás que marcharte, quieras o no quieras.

 

  • Otro inconveniente es que los precios de los alquileres suben generalmente todos los años (en función del IPC).

 

Son muchas las cuestiones para alquilar una casa. Por un lado, te quitas de muchos quebraderos de cabeza, pero por otro, quizá la inversión que realizas en un piso de alquiler podrías realizarla en un piso comprado y que siempre será tuyo. ¿Cuál es tu caso?

El renting es un contrato de alquiler de un bien. A cambio, el cliente se compromete al pago de las cuotas, ya sea de carácter mensual, bimensual, trimestral o anual.

Características del contrato renting:

  • Se trata de un contrato a largo plazo, es decir, suele tener una duración superior a un año.
  • Debe ser un bien mueble. Se entiendo por bien mueble aquel bien que se pueda mover de un lugar a otro.
  • Accesibilidad para todos. No es exclusivo para empresas, si no que cualquier particular puede formalizar un contrato de renting.
  • No tiene opción de compra. Esta opción no de contempla este tipo de contrato (en contrato el leasing sí)
  • Este contrato puede presentar una serie de servicios adicionales como puede ser la reparación, mantenimiento, seguro, etc…
  • La forma de contrato es libre, aunque normalmente se realizan como contratos de adhesión.
  • No existe una regulación específica para este tipo de contrato.

Ventajas de este tipo de contrato:

Este tipo de contrato tiene varios puntos a favor en relación a sus ventajas.

Con este tipo de contrato puedes disfrutar de un bien que no podríamos adquirir por su alto precio.

Se trata de un contrato temporal, por lo que, desde un punto de vista más dinámica, podemos hablar de una total flexibilidad, ya que tiene la opción de renovar este tipo de contrato, o no.

Diferencias respecto al leasing:

Estos dos tipos de contratos pueden parecer, a priori, muy parecidos, pero tienen una serie de diferencias que te vamos a explicar.

Una diferencia bastante diferenciadora (valga la redundancia) es la opción de compra al finalizar el contrato. Por un lado, el leasing si proporciona esa opción. En cambio, el contrato de renting no.

En el leasing las cuotas engloban el precio de bien, por su posibilidad de compra al final de dicho contrato. En cambio, en el renting solo se retribuyen al uso.

Y por último la duración también tiene un plazo distinto. La duración mínima de un contrato leasing es de 2 años. En cambio la del contrato renting es de 1 año.


Si tienes más dudas acerca del contrato renting, en Grupo EM Gestión te ayudamos y asesoramos en lo que necesites.

Para más información, visita nuestra Página Web o síguenos en Facebook o Twitter